20 feb. 2012

Espejo


Ya el camino a San Francisco supuso nuevos récords: el de la tirada más larga, el de la ruta más plana, el del calor más insoportable, el de la velocidad promedio más alta, y el de llegar a los 1.000 Km. Ninguno de ellos importante, si no fuera porque sabemos que ahora menos de nosotros mismos no podemos esperar.

Cuando el cuenta kilómetros arañaba ese simbólico numero, unos camioneros nos gritan desde una altura semejante a la del cielo: “¡Vamos, Uruguay!”, grito que a forma de reflexión nos daría la bienvenida de la mano de Chichi: “¡¿Qué onda con Uruguay?!”

Y es que no fue necesario siquiera llegar a San Francisco para saber que lo que venía sería estupendo. Una sola llamada al rayo del sol ya transmitía una voz amiga, una que bajo un: “¿Andan bien, chicos? ¿Cómo les trata el calor?” nos invitaba a pasar, refrescarnos, y formar parte de una familia tanto de sangre como de amigos, que en cuestión de horas organizaría una ronda de Chancho internacional.

Pero no fue curiosamente la llegada a la provincia del Fernet con Coca donde tuvimos nuestro recibimiento más profundo, sino en el patio de Josefina un pueblo que aún en Santa Fé, se fundía con el de Córdoba en una tríada de pueblos cuyas diferencias no eran visibles ni en el acento. Allí Gastón, nuestro principal anfitrión, nos contaría de sus ansias de viajar y sus ganas de conocer, identificándonos a nosotros mismos en el momento previo a la decisión.

No fue más que necesario una noche, unos cuantos mosquitos, y un cielo que explotaba de estrellas para comenzar a iluminar los recovecos de nuestras memorias, de nuestras pasiones, de nuestros sueños truncados, y de nuestros sueños vividos. Y fue en esa sinergia producida por quienes hablan el mismo idioma, que un espejo de historias parecía surgir como del manantial más puro, alimentando de forma directa nuestras personalidades, cuestionando nuestro pasado.

Y es sólo gracias a ese espejo, el simbólico y el real que nos regaló su tío, que aprendimos a ver hacia atrás, a cuidarnos a nosotros mismos y entre nosotros mismos, pero siempre mirando hacia adelante.


2 comentarios:

Arq. Gastón Gomez dijo...

esto es ... como ...cuerpo y alma... cuerpo marcado por google maps y alma por el blog, jajaja estoy flashando... que bueno che, me emociono mucho leer sus últimos post, realmente fue fantástico haber podido ayudarlos y formar parte en este viaje/sueño/objetivo que se han propuesto, les deseamos lo mejor para lo que le resta, y como les dije antes, en cualquier cosa que precisen y podamos ayudarles cuenten con nosotros, y no hay duda que todo lo lindo que están viviendo es porque son unos tipazos, que se lo merecen... un abrazo grande, espero que nos reencontremos nuevamente por ahí... saludos.
Gastón Gomez (amigo CS San Fco)

Diego González dijo...

¡Claro que nos vamos a reencontrar, Gastón! ¿Acaso lo dudás?

¡Gracias a ustedes por todo, loco, de verdad! ¡Un saludo ENORME a toda la familia! :)

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Macys Printable Coupons