19 jun. 2011

Utopías

Una vez más miro las caras de duda de mis conocidos ante mi respuesta... pero aún así pretendo ahorrarme mi discurso con un "¿Conocés?". Ante la irrefutable negativa me veo obligado a explicar. Casi siempre usaba dos discursos diferentes: uno para las personas con mente más abierta y otro para las no tanto... sin embargo, he descubierto que puede ser muy divertido zamparle de una la historia a ambos, al mejor estilo titular de un periódico amarillista:
- Es una red social para viajeros... o no. La idea es que se puedan conocer, recorrer lugares, pero sobre todo, quedarse a dormir en la casa de otros miembros aunque no se hayan conocido antes.

Las reacciones son variadas: a veces se echan a reír, otras no dicen nada por temor a parecer ignorantes o quizá para que yo continúe con mi explicación y así saciar sus curiosidades de corte antropológico. Pero sea cual sea el caso, abandono el sensacionalismo y trato de explicarles de manera más terrenal:
- El nombre significa surfear sofás. En la red, el concepto 'sofá' hace referencia a un lugar donde quedarse a dormir, y surfear hace referencia a bueno... eso... 'surfear', ir de un lado a otro. Si vos, supongamos, sos una persona que va a determinado lugar y quiere conocer mejor la cultura, entonces podés ponerte en contacto con un local y pedirle que te aloje, o ir con él a determinados lugares como bares o boliches
La mayoría ya cambia la mirada, y ahora muestran real interés. Sin embargo, la siguiente pregunta de rigor es sobre la seguridad. Y aquí es cuando más divertido se pone.

La seguridad no es más que la inhibición de ciertas opciones, o el poseer planes de contingencia en caso de que estas opciones indeseadas prosperen; así que con sólo esa definición ya puedo decir que la seguridad es lo opuesto a la libertad, ya que libertad no se trata de hacer lo que uno quiere (como se supone que dicta el estándar), sino de tener todas las opciones disponibles y así poder optar por cualquiera de ellas. Sin embargo, cuanto más seguros estamos, menos podemos optar, y por consiguiente, menos libres somos.

Si, claro, podría pasar que sin pretenderlo me quede en casa de un asesino serial o me vea más vulnerable durmiendo en el cuarto de al lado de un psicópata... ¿Pero que no es, acaso, semejante la probabilidad de que ese psicópata esté también al lado mío en el ómnibus? O mejor, ¿no es más probable, de hecho, que ese psicópata esté parado junto a mí en la cola de un banco que en una red social de hospitalidad? Bueno, está bien... admito que lo anterior es una visión bastante optimista... ¿pero es tan imposible?

En principio, yo era uno de los que también pensaba que sí, pero no me dejé llevar por eso y decidí investigar, y los números me asombraron: Más de 5:500.000 de encuentros con un total de 3:000.000 miembros, de los cuales, a lo largo de los algo así como 5 años, sólo uno terminó de forma grave, y se trató de una aparente violación por parte de un inglés a su huésped china. Bien... en mi país somos 3:500.000 personas, y me encuentro con violaciones todas las semanas... Nunca me destaqué en matemáticas, pero después de todo, parece ser que las probabilidades del psicópata en la cola del banco sea mayor que la del psicópata que participa activamente en esta red social de hospitalidad. Y esto me vuelve a la pregunta anterior: ¿Es tan imposible?


La mayoría de las grandes ideas nunca fueron comprendidas en su época, siempre fueron consideradas utópicas, justamente por ser impracticables. Claro... impracticables en ese contexto. Sin embargo, sin esas grandes ideas no hubiésemos sido capaces de avanzar, no hubiesen habido motores que propulsaran el desarrollo creativo, que perdieran en el proceso para ganar en experiencia y aprendizaje, para ir perfeccionándose de a poco, al punto tal en que dejan de ser ideas para pasar a ser realidades, al punto tal en que dejan de ser utopías para pasar a ser practicables.

Es así que el sentido de incredibilidad de que esta red social funcione no es que sea, después de todo, improbable, sino que sea demasiado libre, y de que se trate de una comunidad que, en términos generales, así lo entiende y lo practica, convirtiéndolo en una realidad.

¿Dejará de ser, entonces, una utopía para ser algo practicable? No puedo esperar a verlo, pero mientras tanto, prefiero emprender una aventura como esta (la del viaje en bicicleta) y la de ser partícipe en CouchSurfing ↗ para ganar experiencia y aprendizaje y de esta forma ir haciéndolo practicable.


0 comentarios:

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Macys Printable Coupons