24 nov. 2011

Circularidad II

No era la típica tarde de verano, pero la ansiedad no me permitía sentir el frío al refrescar. Con mis chancletas y remera de manga corta llegaba sobre el pucho a la Terminal de Buquebus a la hora que supuestamente estaría arribando mi compañero de aventuras. Por suerte no tuve que esperar demasiado, y adornado de bolsos como si fuera un árbol de Navidad, llega el Danny arrastrando sus sueños, los que claramente ya eran más grandes que él y apenas si podían entrar en su sonrisa y su voz apurada.

Al llegar a casa y convidando con diversas golosinas de la exótica Oceanía, apenas pudimos hablar del viaje, el que comenzaría a tomar real dimensión en los días siguientes. Durante la cena bosquejamos en el aire y a las apuradas, todo lo que nos restaba por hacer: comprar las bicis, ver si conseguimos algún descuento por ellas, liberar el blog, definir -aunque sea para el comienzo- una ruta, determinar lo que iríamos a llevar, hacer las pruebas... Era mucho y la ansiedad demasiada, por lo que decidimos no hacer más que tirar los titulares ese día. Luego de tanto tiempo hay mucho para hacer, mucha gente para ver y más aún luego de estar fuera del país por tantos meses...

Mirándolo en perspectiva, estamos como empezamos, sólo que con una pequeña pero muy importante diferencia: ya no se trata sólo de una idea.

0 comentarios:

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Macys Printable Coupons