23 nov. 2011

Circularidad I

Aquella imagen de noche fría de invierno en la que mi cabeza parecía explotar, hoy parece tan lejana que apenas puedo, con mucho esfuerzo, reconstruir los ecos de mi voz repitiendo incansablemente "Estás loco" al escuchar la propuesta del Danny sobre este viaje.

He leído en incontables ocasiones que lo más difícil e importante es tomar la decisión, que el resto siempre viene solo. Y sea quizá por eso, o quizá por la ansiedad, estos últimos meses se han sucedido a un ritmo vertiginoso, y los días donde había que dejar la simple idea para pasar a hacerla una realidad habían llegado.

Primero fue comunicar mi renuncia, evento que solo unos muy pocos compañeros de trabajo conocían de antemano. Ya la noche anterior mi sonrisa era imborrable, y la sola idea de formalizar al día siguiente los hechos me llenaba de una alegría difícil de disimular.

Al llegar al trabajo, atravesar el largo pasillo hasta la oficina me daba el tiempo suficiente como para repasar en mi mente ese momento que tanto había esperado; me daba el tiempo de saborearlo y de sentir que estaba tomando acción en la primera decisión de impacto inmediato y real. Apenas saludo a mi supervisor, me indica que tengo que irme corriendo a realizar una tarea, la cual, evidentemente, no iba a realizar hasta cumplir mi cometido. Le informo de la urgencia de hablar con mi jefe y sin más, tan pronto como arribo, me despido y camino hacia su oficina.

Al darle la noticia su reacción me asombró... y para bien. Dados los problemas que se me habían presentado los últimos meses en mi relación con la empresa, nunca esperé una respuesta tan positiva y humana como la que obtuve.

Luego llegó el momento que sabía era inevitable:
- ¿Puedo saber por qué te vas? ¿Si es a otro lado?
- Claro... No me voy a ningún lado, me voy de viaje
- ¡Ah mirá! ¿A dónde?
- Por Sudamérica
- ¿De mochilero?
- Algo así...
- ¡Que lindo! ¡Siempre me gustó la idea de hacer algo así, pero...!
Las conversaciones con el resto de mis compañeros cada vez que les contaba que ése era mi último día hábil se desarrollaba de igual manera, solo que el pero final tenía una variedad de vertientes: "...ahora no puedo", "...siempre tenía que laburar o estudiar", o -en mi opinión la más honesta de todas y la menos frecuentemente pronunciada-, "...nunca me dieron las bolas".

Inmediatamente después de esas palabras se quedaban con la mirada baja, como examinando sus propias acciones pasadas, balanceándolas con las optadas y comparándolas con las presentes. Luego levantaban la cabeza, sonreían, y se fundían en un abrazo.

Nunca pensé que mi estadía relativamente corta de 2 años y medio terminara de aquella manera: llena de emociones, sorpresas, pero sobre todo con un final tan circular.

Recuerdo que mi primera entrevista para entrar en la empresa fue realizada por una chica llamada Lorena que, tras presentarse, me invitó a tomar asiento y comenzó con las típicas preguntas de una entrevista laboral:
- ¿Y por qué querés cambiar de trabajo?
- Primero porque mi actual trabajo no me presenta desafíos a nivel personal ni profesional, y segundo porque al ser un trabajo de 4 horas el sueldo no es muy alto y me gustaría ahorrar
- Claro... ¿Tenés alguna meta?
- Sí, irme de viaje
Su cara fue de asombro, tanto como la de mis compañeros 3 años después al despedirme, y tanto como la mía ahora, que recién puedo darme cuenta de cuán claro siempre tuve mi objetivo.

4 comentarios:

Damian dijo...

Soy fiel testigo de que siempre tuvistes tus metas bien claras, siempre vas a contar con un compañero y (amigo) desde tu ex trabajo!!! Siga adelante señor!

Diego González dijo...

Me alegra saber que puedo transmitir eso. ¡Arriba, loco! ¡Gracias!

Jorge dijo...

Hola Diego, me ha encantado esta entrada. Totalmente de acuerdo, lo más difícil es superar los miedos que tenemos y tomar la decisión de hacer lo que hemos soñado toda la vida. ¡Ánimo con vuestro viaje! vais a tener mil historias para contar a vuestros nietos....

Diego González dijo...

¡Muchísimas gracias por la buena onda, Jorge! Fuiste el primer Cicloturista en tránsito que nos cruzamos :)

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Macys Printable Coupons